top of page

Día mundial del sindrome de West

El síndrome de West, también conocido como "espasmos infantiles", es un trastorno epiléptico poco común que generalmente se manifiesta en bebés durante su primer año de vida, generalmente entre los 3 y los 12 meses de edad. Se caracteriza por la aparición de espasmos musculares súbitos y breves, que pueden ser sutiles o más evidentes, y suelen ocurrir en clusters, es decir, en grupos repetidos.


Los espasmos típicos del síndrome de West pueden incluir movimientos de flexión hacia adelante de cabeza y torso, extensiones de brazos y piernas, movimientos de sacudida de manos y espasmos de tipo sala de sustituciones. Estos espasmos pueden ser difíciles de identificar al principio porque pueden parecer movimientos comunes en los bebés, pero tienen características distintivas que los diferencian, como su rapidez y repetición en clusters.


El síndrome de West suele ser un síntoma de un problema subyacente más grave, como una lesión cerebral o una anormalidad cerebral congénita. En algunos casos, no se encuentra una causa específica. Este síndrome puede estar asociado con otros trastornos neurológicos y de desarrollo, como el retraso mental y el autismo.





El diagnóstico del síndrome de West generalmente se basa en la observación de los espasmos característicos y puede confirmarse mediante un electroencefalograma (EEG), que muestra un patrón de ondas cerebrales anormales llamado hipsarritmia. El tratamiento puede incluir medicamentos antiepilépticos, como el ACTH (hormona adrenocorticotropa) o la vigabatrina, así como terapias de intervención temprana para abordar las posibles discapacidades asociadas.


Es importante tener en cuenta que el pronóstico del síndrome de West puede variar según la causa subyacente y la respuesta al tratamiento. Algunos niños pueden experimentar mejoras significativas, mientras que otros pueden enfrentar desafíos continuos en el desarrollo y la salud. La atención médica especializada y el apoyo temprano pueden ser fundamentales para optimizar el resultado a largo plazo para los niños afectados por este síndrome.


Día mundial del sindrome de West


El Día Mundial del Síndrome de West se celebra el 17 de octubre de cada año. Este día tiene como objetivo aumentar la conciencia pública sobre el síndrome de West y promover la comprensión de esta enfermedad poco común. Durante este día, se llevan a cabo diversas actividades educativas, eventos de recaudación de fondos, conferencias y campañas en todo el mundo para brindar apoyo a las personas afectadas por este síndrome, así como a sus familias y cuidadores. También se utiliza como una oportunidad para promover la investigación médica y la búsqueda de tratamientos más efectivos para esta condición. La sensibilización y el apoyo comunitario desempeñan un papel importante en la mejora de la calidad de vida de las personas que viven con el síndrome de West y en la búsqueda de una mayor comprensión y aceptación de esta enfermedad en la sociedad.




Sígueme en redes sociales:




3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page